Domingo, 05 de Abril de 2020 | 03:06

No se puede aumentar la solidaridad creando más impuestos

Por Gabriel Boragina, Abogado. Master en Economía y Administración de Empresas.

Un nuevo adefesio jurídico viene a sumarse a la larga lista de leyes que se han hecho merecedoras de aquel calificativo. Se trata ahora de la ley que lleva por número 27541 más conocida con el nombre de ley de solidaridad social instada por el nuevo gobierno peronista que -al menos formalmente- encabeza Alberto Fernández.

 

La misma no es más que una ley fiscal, una de las tantas, inspirada en la popular falacia por la cual "los ricos deben pagar más impuestos que los pobres", dogma tan antiguo como errado. La ley persigue la redistribución de lo recaudado entre los más desfavorecidos económicamente. Suponiendo que ese fuera el destino real del producido del impuesto, tanto como en los casos de los ensayos legislativos de décadas anteriores en procura del mismo objetivo, la situación de los jubilados y otros distintos beneficiaros enunciados en esta ley no mejorará, sino que empeorará.

 

No es mi intención hacer un análisis técnico-legal de la norma, lo que -de momento- no nos interesa. Si, en cambio, realizar un repaso de los efectos de los impuestos sobre la economía y -en particular- sobre los más necesitados (que serían los supuestos "beneficiarios" finales de los mismos).

Es sabido que la carga fiscal de la Argentina es una de las más altas del mundo antes de esta nueva ley.

 

Muchos son los que se sorprenden que, con impuestos tan altos el país tenga, también, elevados índices de pobreza. La gente razona de la manera siguiente: a mayores impuestos (I) + redistribución (R) = + igualdad = menos pobreza.

 

Sin embargo, el resultado de la ecuación es el inverso (+ I + R = + igualdad = + pobreza).

 

Los impuestos siempre crean más pobreza, no menos. Dedicamos una obra al tema donde explicamos detalladamente la mecánica de esta generación de pobreza creada por los impuestos.

 

El secreto no es nuevo, sino que fue develado por Arthur Laffer autor de la célebre curva de Laffer que volvemos a presentar a continuación:

 

 

 

El grafico habla por sí mismo y no necesita mayores explicaciones, pero sintéticamente muestra como la tasa de recaudación aumenta hasta un punto (E) en el cual a medida que la tasa se hace más alta la recaudación se va retrayendo desde el punto E (también llamado "óptimo fiscal") hacia los puntos C y A.

 

Suponiendo que el ingreso del sujeto imponible fuera de 100.000 en el punto 0 si la tasa de imposición fuera del 100 % la recaudación volvería a ser cero tal como lo era cuando se partió del punto inicial 0.

 

El cuadro ilustrativo de abajo muestra lo que se llama el "Efecto Laffer" donde (a fines de simplificar) se toma una tasa fija (no progresivas) de imposición.

 

A modo de ejemplo:

 

 

 

Si bien la recaudación crece lo hace cada vez menos hasta un punto en que -si se sigue la progresión- será igual a cero, y a partir de allí dará un valor negativo.

 

Si la tasa fuera progresiva y no constante el resultado sería más acusado todavía.

 

Al mismo tiempo, nuestra tabla nos muestra el acelerado consumo de capital fruto del impuesto.

 

Adicionalmente, no hay que perder de vista el incentivo negativo que implicará el declive de la producción en la misma ratio de la tasa de imposición para el próximo ejercicio fiscal.

 

A pesar de esto -que es casi más de puro sentido común que de economía- los gobiernos insisten en generar más impuestos y/o aumentar las alícuotas de los ya existentes.

 

El "Efecto Laffer" es el mismo si donde pusimos INGRESO colocamos la palabra "capital", "ganancias", "renta", etc. las que -a estos fines- resultan ser sinónimos.

 

Cualquier impuesto consume capital/ingresos/rentas/ganancias etc. Lo hará, de una forma o de otra, más visiblemente o menos, más rápido o más lento, pero lo hará, y dado que la pobreza se reduce con más capital, etc. y no con menos los impuestos originan pobreza siempre. Más tarde o más temprano.

 

Hay que tener presente la máxima del sabio Ludwig von Mises, por la cual cada centavo que gasta el gobierno es un centavo menos que gasta la gente, lo que significa que, mientras el gobierno se enriquece la gente se empobrece.

 

Y lo más importante: se alteran (y se contrarían) las preferencias relativas de la población que hubiera dado un destino diferente a sus recursos si continuaran en su poder y no se los hubiera confiscado el gobierno, porque hay que aclarar, además, que el impuesto es siempre una confiscación por mucho que los juristas y otros profesores, académicos, políticos, periodistas, analistas, etc., sostengan a rajatabla lo contrario.

 

Todo impuesto es confiscatorio siempre, porque es eso: un impuesto. Es algo forzoso que se detrae contra la voluntad de quien se ve despojado del fruto de su esfuerzo y trabajo. Y que, además, no cuenta con contraprestación alguna, o no con la deseada por el sujeto confiscado.

 

Cuando voy al mercado a comprar, por ejemplo, un kilo de manzanas es porque estoy dispuesto a intercambiar el dinero de mi propiedad en X cantidad por un kilo de manzanas.

 

Si el verdulero en cuestión me obliga a recibir -a cambio de esa cantidad- un kilo de mandarinas no estoy recibiendo la contraprestación que subjetivamente he decidido de mi preferencia (podría ser quizás alérgico a las mandarinas, además) con lo cual estoy siendo confiscado si no tengo alternativa. Con los impuestos sucede algo similar o peor aún, ya que a cambio de mi dinero (al llenar la planilla del tributo o al pagar el impuesto en alguna otra operación) no recibo nada, ni perceptible, ni concreto a cambio. Por eso es que sostengo enfáticamente que todo impuesto constituye sin más una confiscación por "liviana" o disimulada que sea.

 

 

 

Revista Desafío Exportar

Fuente: www.NetNews.com.ar

DEJE SU
COMENTARIO

0 comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

NOVEDADES | 20.03.2020

Trastorno bipolar

Trastorno bipolar
COMENTAR
COMPARTIR

Por Dr. Julián Pessio, Psiquiatra (MN 126916), Coordinador médico de la Clínica de Ansiedad y Trauma, Coordinador de la Clínica de Trastornos del Ánimo.

“Las obras de infraestructura favorecen la agroindustria"

“Las obras de infraestructura favorecen la agroindustria
COMENTAR
COMPARTIR

Jan de Nul, la empresa familiar de origen belga, líder mundial en obras de dragado e infraestructura marítima, estuvo presente en la reciente edición de Expoagro –la exposición agroindustrial a campo abierto más importante de la Argentina- explicando la importancia y la estrecha colaboración que existe entre el campo y las obras de infraestructura y dragado. 

MEDIO AMBIENTE | 13.02.2020

Alerta de sequías y altas temperaturas para los próximos meses

Alerta de sequías y altas temperaturas para los próximos meses
COMENTAR
COMPARTIR

El Servicios Meteorológico Nacional anunció para el trimestre de febrero, marzo y abril 2020 una disminución de lluvias, “inferior a la normal” sobre una extensa región, que comprende desde el NOA hacia el sur y este del país. Destacándose una mayor probabilidad en las provincias del NOA, en Cuyo, La Pampa, oeste de Buenos Aires y este de Patagonia.

NOTICIAS BREVES
AGENDA