Jueves, 20 de Junio de 2024 | 12:02
COVID-19

200 vacunas que garantizarían el comercio exterior argentino

El comercio exterior podría verse afectado, una vez más, por medidas que podrían tomar los prácticos.

La falta de conocimiento por parte de las autoridades designadas para establecer las medidas que facilitan la actividad del practicaje, sumado a una gran dosis de falta de sentido común, desembocan en medidas desacertadas para esta labor, considerada esencial, que llevan adelante día a día los prácticos argentinos. Tal es el caso de la medida en cuestión que pretende imponer sanidad y que podría afectar a toda la cadena del comercio exterior argentino.

La medida que se pretende llevar adelante es un hisopado obligatorio que deberían realizar los prácticos cuando regresan por tierra desde Uruguay, dentro de las 72 horas y esperar los resultados antes de volver a tomar otro servicio.

En principio si se tratase de un turista, la medida tendría sentido, pero quién toma esta decisión desconoce que dentro de esas 72 horas un práctico puede realizar dos viajes, por lo menos. De esta forma la cadena de comercio exterior no se interrumpe. Por otra parte, la demora en cuanto al tiempo que le lleva al práctico que le realicen el hisopado,y esperar el resultado,  es tiempo que se le resta a su descanso, amén de la tortuosa situación de estar sometiéndose a esta invasiva práctica cada tres días.

El promedio etario de los prácticos ronda los 60 años, hecho que debido a la pandemia, los convierte en personas de riesgo. Muchos trabajadores han debido tomarse licencia debido a enfermedades preexistentes que los pone en una situación de riesgo aún mayor, ergo la exigencia que están atravesando estos trabajadores esenciales para mantener el servicio con menos personal, está llevando su capacidad al límite.

De implementarse la medida, por cuestiones económicas y logísticas motivan el rechazo por parte de los prácticos a hisoparse cada 72 hs, lo que podría motivar la decisión de no volver más por tierra, reduciendo de esta forma la frecuencia del servicio.

Esta situación tendría fácil resolución aplicando el sentido común, que paradójicamente resulta ser el menos común de los sentidos, si aplicaran la vacuna a los 200 prácticos registrados, liberándolos de obstáculos y  no entorpeciendo  la cadena del comercio exterior argentino que a la fecha es la única fuente generadora de dólares necesarios para resolver los enormes problemas que afronta el país.

Mientras jóvenes llenos de salud, famosos y militantes, ilegalmente, fueron y son vacunados contra el COVID19, estos 200 trabajadores esenciales se encuentran a la espera.

 

Qué hace un práctico

El práctico es capitàn de ultramar y/o fluvial con amplia experiencia y conocedor de las vías de agua que deben utilizar los buques para la entrada y salida a los puertos con plena carga. Indican al capitàn de la nave, que ruta seguir ya que los cursos cambian con bajantes, vientos, velocidad de la corriente, etc. Deben guiarlos en los  ursos de agua que tienen ancho y profundidad cambiantes,  y los calados de los buques actuales pueden correr los riesgos de varaduras.  Estos canales si bien cuentan con un balizamiento que se actualiza en forma permanente, son conocido a la perfección por estos hombres que lo transitan a diario y conocen todas sus variables; de ellos depende que la entrada a los puertos sea segura. Si tuviéramos que compararlo con un trabajo en tierra, podríamos decir que se podrían equiparar a los conductores ómnibus que van por caminos de montaña de un solo carril, y una mala maniobra puede significar un grave problema

 

Por Paola Batista

 

Fuente: www.NetNews.com.ar

DEJE SU
COMENTARIO

0 comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

AGENDA