Domingo, 24 de Enero de 2021 | 09:03
Exportaciones

El (¿eterno?) sueño de crecer por exportaciones

Crezco, luego existo

 

El punto de partida para medir la riqueza de un país es el PBI. Es sencillo visualizarlo: la cantidad de bienes y servicios que produce da la referencia de cuán rica es una nación. A partir de ahí, se desprenden el resto de las discusiones asociadas: desarrollo, pobreza, empleo, etc. Todas variables sociales fundamentales que hacen al planteo del desarrollo económico y social y que dependen del crecimiento.

 

La ecuación fundamental de la macroeconomía -imaginemos por un momento que es cerrada, es decir que no hay ni importaciones ni exportaciones- nos dice que la cantidad de bienes y servicios que genera una economía (oferta agregada local) se aplican, según su esencia, a las grandes categorías macroeconómicas de la demanda agregada local: o se consumen (consumo privado), o los aplica el gobierno (gasto público), o se invierten (inversión privada). Si el volumen de bienes y servicios que se producen dentro de una economía no alcanzan para satisfacer la demanda interna (consumo privado, gasto público o inversión), siempre pensando en una economía cerrada y no monetaria, habrá, necesariamente menor consumo privado, o gasto público, o inversión. O, las tres. Ahora, si abrimos la posibilidad de comprar y vender bienes y servicios a otras economías, ¿cuál sería el resultado?

 

La importancia del comerciar con el resto del planeta

Nos quedamos en que la cantidad de bienes y servicios que produce una economía es su medida de riqueza. En una economía cerrada, lo que se produce internamente es lo que se consumirá internamente. Si, en cambio, le permitimos a esa economía intercambiar bienes y servicios con el resto del mundo, consumir internamente más de lo que produce la economía es posible. Si todos estos bienes y servicios que van al consumo privado, al gasto público y a la inversión no se producen internamente, ahora pueden comprarse al exterior a través de las importaciones. Esto permite sostener un determinado nivel de consumo y aumentar la diversificación de productos y la competencia interna. Pero esa situación no es sostenible eternamente, ya que, en esta economía se está consumiendo más de lo que se produce y eso genera deuda agregada (pública y privada). En este caso también es importante evaluar qué tipos de bienes se compran del exterior, porque sólo los bienes de capital (inversión) permitirán aumentar la producción de bienes y servicios en el futuro para poder repagar la deuda que se generó. Entonces, mantener un cierto nivel de demanda interna sin aumentar la oferta solo se puede hacer comprando bienes y servicios que producen otras economías. Esto, básicamente, puede hacerse de dos formas: con deuda (compro hoy y lo devuelvo mañana) o vendiendo al resto del mundo parte de lo que se produce internamente (exportaciones). Acá radica la importancia del comercio exterior de una economía.

 

 

Exportar valor agregado: competitividad y productividad

Estos términos más generales y sencillos permiten abordar la compleja temática económica enfocándose en dos ejes centrales: el crecimiento (como base para el desarrollo económico) y las ventas al exterior (como base del crecimiento). Otra forma de verlo es que el valor agregado de las exportaciones sea mayor que el valor agregado de las importaciones; en otras palabras, el desafío de nuestro país es exportar valor agregado, es decir, exportar trabajo. Naturalmente, el sueño de todo hacedor de política pública es el de exportar mucho más que lo que se importa. Pero, en un mundo globalizado de cadenas de valor multinacionales, la posibilidad de exportar mayor valor agregado requiere competir con estructuras productivas más eficientes y dinámicas. La intención de vender al resto del mundo productos menos primarizados lleva a la necesidad de enfocarse en la competitividad y en la productividad sistémica para no depender de la competitividad cambiaria ni de que los términos de intercambio se tornen favorables. Para esto se necesitan reformas fundamentales que generen estructuras productivas modernas con alto nivel de inversión y desarrollo tecnológico que permitan saltos de productividad de modo de hacer más competitivo al valor agregado de exportación.

 

El mundo posCovid y la región.

Hace unos meses, la tapa de la prestigiosa revista británica The Economist se preguntaba, con la imagen de un mundo pelándose como una naranja, si era el fin de la globalización. Sin embargo, el proceso de globalización luce como más irreversible de lo que la crisis sanitaria podría mostrar. Si bien la crisis desatada por la caída de Lehman Brothers y los procesos políticos posteriores mostraron cierta ralentización del proceso de globalización -por ejemplo, el comercio mundial crecía a una tasa que duplicaba a la del crecimiento del PBI mundial en la precrisis y luego ambas tasas convergieron-, es difícil pensar que los tejidos productivos internacionales -vistas como cadenas de valor globales- puedan desmontarse fácilmente y revertir procesos de especialización a nivel internacional que permitieron la colaboración y beneficios mutuos. Es cierto que el enfoque político, en especial el de las dos principales potencias mundiales, ha ejercido cierta presión para virar del multilateralismo al bilateralismo, pero también es cierto que ese ciclo muestra los comienzos del fin y no hay que desenfocarse en China y el grupo ASEAN, que, de acuerdo a las últimas proyecciones del FMI será el que empuje la economía mundial en 2021. En este sentido, hay que destacar la reciente firma del acuerdo comercial más grande de la historia: La Asociación Económica Integral Regional.

 

Para los países de la región habrá grandes desafíos y grandes oportunidades. Las oportunidades, como se dijo, parecen enfocarse en los países orientales que generarán demanda de las exportaciones regionales, especialmente las de alimentos, que podría iniciar un nuevo (¿súper?) ciclo de commodities. Los desafíos de la región están, por un lado, en el peligro de reprimarizar las exportaciones por este aumento de la demanda de alimentos. Por el otro, la crisis sanitaria desatada por la pandemia ha provocado un shock exógeno de efectos aún de alcance incierto, pero, en principio, puede decirse que generará saltos de productividad por la mayor velocidad de incorporación de la tecnología disponible a los procesos productivos. Esto, si se entiende bien, podría generar brechas mayores entre los países que tienen un mejor marco macroeconómico e institucional y los que tardarán más en adoptar las nuevas formas de producción y trabajo. De hecho, las economías de la región tendrán, también, un desafío fronteras adentro, dado que no todos los sectores productivos ni las capas poblacionales están igualmente preparadas para afrontar esta aceleración tecnológica. Podría decirse que acá radica la necesidad de actuar rápido para evitar que el mundo posCovid se convierta en un mundo de brechas profundas.

 

Por Matías Bolis Wilson. Economista.

 

Revista Desafío Exportar

Fuente: www.NetNews.com.ar

DEJE SU
COMENTARIO

0 comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

ECONOMÍA | 15.01.2021

Planificación integrada: la fórmula estratégica de planificar las finanzas y operaciones para una buena salud financiera

Planificación integrada: la fórmula estratégica de planificar las finanzas y operaciones para una buena salud financiera
COMENTAR
COMPARTIR

Nadie esperaba una catástrofe de tal magnitud. Tenían pronósticos y planes, productos en demanda y compradores en múltiples industrias. Luego, de forma inesperada, sucedió y nada volvió a ser igual. No, no estamos hablando de COVID-19.

 

Por Marcelo Fiasche, Senior Vice President Applications, Latin America, en Oracle Argentina.

COMERCIO EXTERIOR | 15.01.2021

2020 COVID, 2021…

2020 COVID, 2021…
COMENTAR
COMPARTIR

¡Qué difícil es pensar en un brindis deseando un feliz 2021, recordando cómo nos fue con el ultimo brindis…Esta será la única, o casi única, mención al COVID que pienso hacer en este artículo, aunque es imposible hacer una retrospectiva del año 2020 sin pasar por el tamiz del COVID

Solicitada del Centro de Navegación al Presidente Alberto Férnandez

Solicitada del Centro de Navegación al Presidente Alberto Férnandez
COMENTAR
COMPARTIR

La centenaria institución que representa a los intereses del transporte marítimo en aguas y puertos argentinos, realizó una solicitada manifestando su preocupación por los conflictos gremiales que desde hace un mes paraliza y perjudica al comercio exterior argentino en su conjunto. Alberto Fernández, al tanto de los distintos eventos que se registran en el país, no ha tomado aún la decisión política para resolver el conflico. 

ECONOMÍA | 06.01.2021

Desempleo 20%

Desempleo 20%
COMENTAR
COMPARTIR

Los números de las cuentas nacionales ratificaron la recuperación económica observada en el tercer trimestre del año en relación con el inmediatamente anterior, según el informe realizado por la consultora económica Invecq Consulting S.A.

Año nuevo, ¿vida nueva?

Año nuevo, ¿vida nueva?
COMENTAR
COMPARTIR

Se esperaba con ansiedad la finalización del año poniendo todas las esperanzas en el año que iniciamos, como si el cambio de calendario podría cambiar a la gente, y en particular a la gente que conforma el gobierno, científicos y de los otros.

 

Por Richard Leslie Ramsay. Editor, Director de la Revista Desafío Exportar.

COMERCIO EXTERIOR | 09.12.2020

ESPAÑA, UN PUÑAL EN LA SOBERANÍA ARGENTINA EN MALVINAS

ESPAÑA, UN PUÑAL EN LA SOBERANÍA ARGENTINA EN MALVINAS
COMENTAR
COMPARTIR

Las empresas pesqueras españolas colaboran en la consolidación británica en Malvinas. Como Medea la esposa de Jasón, las empresas pesqueras españolas son funcionales a los intereses británicos en Malvinas, permitiendo su consolidación en las Islas, en perjuicio de la Argentina. Un felicidio de la llamada “Madre Patria”.

MEDIO AMBIENTE | 11.01.2021

Estudian el impacto de los suelos salinos en los vinos y viñedos

Estudian el impacto de los suelos salinos en los vinos y viñedos
COMENTAR
COMPARTIR

Un equipo de investigación del INTA, en colaboración con la Universidad Nacional de Cuyo, examinaron los posibles efectos en plantaciones en la cuenca del Río Mendoza. Encontraron diferencias según la variedad de uva y ubicación de los sitios, además de sabores salados que se asociaron positivamente con el amargor en vinos de distritos con suelo salino.