Domingo, 25 de Septiembre de 2022 | 05:25

El otro lado de los despidos estatales

Por Alberto Medina Méndez.

La desvinculación de empleados estatales siempre enciende polémicas. Las esperables posturas antagónicas están repletas de trillados planteos, la mayoría de ellos falaces y plagados de una fragilidad argumental evidente.

 

El Estado no produce nada, ninguna riqueza. Se financia con el dinero de los que sí la generan, quitándoles a ellos una porción importante de su esfuerzo para solventar las aventuras y experimentos de los gobiernos de turno, esas que casi siempre involucran ineficientes procesos y peores resultados.

 

La remuneración del individuo despedido no sale del aire. Se obtiene solo con la previa acción coercitiva del Estado, que exprime vía impuestos, o cualquier ardid equivalente, a miles de individuos, en contra de su voluntad.

 

No existe magia, ni panfleto que lo explique. El dinero no se multiplica espontáneamente. Eso ocurre cuando los individuos crean bienes y servicios que la sociedad valora al punto de estar dispuesta a pagar por ellos. Si esta lógica elemental no se entiende, la discusión tiene muy poco sentido.

 

Cuando una persona se queda sin su retribución todo parece una mala noticia. Claro que el involucrado está en problemas, molesto con la decisión, pero el análisis no puede agotarse enfocándose solo en su percepción.

 

La clásica mirada que prolifera por estas latitudes, dirá que un desocupado es un problema social, sin considerar las múltiples consecuencias que tiene en la comunidad, la anterior quita de recursos que el Estado instrumenta sometiendo a los ciudadanos y obligándolos a financiar a quien no produce.

 

Si esos impuestos no hubieran detraído recursos de los individuos, estos se hubieran volcado a la actividad productiva generando trabajo genuino y decente en idénticas o superiores proporciones y en función de su eficiencia.

 

Existe cierto consenso en que alguien que no trabaja no merece recibir una compensación. Por eso los que cobran sin trabajar, solo reciben el desprecio de una sociedad que avala sus cesantías sin sentir culpa alguna.

 

Aparece entonces un retorcido razonamiento que intenta justificar a quienes cobran pero trabajan, sin evaluar la verdadera utilidad de su rol, ni considerar si el puesto que ocupa cumple alguna función práctica.

 

Muchos trasnochados creen que una persona que no contribuye con la sociedad debe ser igualmente subsidiada por el resto, siempre a través del Estado. Para ellos, la situación de este ciudadano es solo una indeseada consecuencia de las condiciones generales de la economía, de su acotado acceso a la educación, de su entorno social, o hasta de su mala suerte.

 

Según esos "sensibles" ciudadanos, en esa precaria circunstancia, el sujeto debe ser auxiliado por todos, a través del uso de la fuerza pública que ejerce el Estado fijando gravámenes que permitan sostener a ese indefenso.

 

Esa perversa dinámica no solo denigra a ese ciudadano, colocándolo en una indigna posición de inútil, inepto e incapaz, sino que se convierte en su definitiva condena a permanecer en la pobreza de la que jamás saldrá.

 

No se ayuda a ese individuo otorgándole un puesto estatal como dádiva aunque ello implique una remuneración, ni regalándole un subsidio sin contraprestación. Se trata de que haga el intento de formarse, capacitarse y entrenarse para ser útil a la comunidad desde un lugar que lo enorgullezca.

 

Los que creen que el Estado debe abordar esa misión, tienen la enorme oportunidad de constituir una organización, recaudar fondos, aportar su dinero y llevar adelante ese proyecto con su sacrificio personal, sin recurrir a la ridícula pretensión de que la sociedad solvente su piadosa genialidad.

 

No faltará aquel que afirme que el Estado genera riqueza. Habrá que desafiarlo a explicar como lleva su teoría al terreno de lo empírico haciendo que todos vivan de un salario público, para luego ver como se las ingenia para cubrir esas erogaciones sin tener contribuyentes a quien esquilmar.

 

La solución a la pobreza no pasa por aumentar ni sostener empleos públicos. De hecho, un creciente gasto estatal es una garantía de que esa sociedad seguirá transitando el camino de la precariedad. Muchos seguirán repitiendo hasta el cansancio que el Estado es el único empleador disponible y que hasta que no florezcan nuevas empresas, habrá que seguir así.

 

No comprenden como funciona la economía. Eso no sucederá nunca, no solo porque el Estado asfixia a la iniciativa individual, sino porque cuando un nuevo empleador entre al ruedo no requerirá de esos asalariados que pululan en los gobiernos, acostumbrados a su habitual letargo ineficaz, sin exigencias. Reclutará sus colaboradores allí donde estén los más calificados, los que demostraron talento y no buscará a los menos preparados.

 

Es imperioso reducir el tamaño de la nómina estatal. No solo habrá que eliminar los salarios de aquellos que no trabajan, sino también aquellos puestos que no brindan utilidad para la sociedad que los financia. Nadie debería seguir defendiendo la abultada cantidad de empleados del Estado, cuando es evidente que con menos se pueden lograr los mismos resultados.

 

De nada servirá esa decisión si esos dineros malgastados se redistribuyen en los actuales vericuetos burocráticos del Estado. Para que valga la pena, deben volver rápidamente a sus legítimos propietarios, a esos que generan riqueza, mediante una urgente y sostenible reducción de impuestos.

 

Por cruel que les parezca el comentario a los susceptibles corazones contaminados por la ideología imperante, si esto no sucede y esos recursos se dilapidan en forma de subsidios disfrazados al subempleo crónico, esos individuos nunca tendrán un ingreso digno, ese que se recibe solo como premio merecido al trabajo bien hecho. Se puede analizar todo esto como siempre o hurgar un poco en el otro lado de los despidos estatales.

 

 

Fuente: Alberto Medina Méndez - @amedinamendez

DEJE SU
COMENTARIO

0 comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

La grieta de la grieta.

La grieta de la grieta.
COMENTAR
COMPARTIR

Días atrás se conoció la noticia acerca del despido del Subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Leonardo Esteban Cabrera Domínguez. La resolución 613/22 fechada el 15 de septiembre dispone “el cese de funciones en el cargo… “

Escándalo en APM terminals

Escándalo en APM terminals
COMENTAR
COMPARTIR

13 organizaciones vinculadas al comercio exterior argentino denuncian a la Terminal 4 del puerto de Buenos Aires, la compañía danesa A.P. Moller - líder en logística portuaria y operadora de la marítima Maersk, por paralizar las operaciones de comercio exterior.

Nueva campaña de dragado en el Canal del Toro

 Nueva campaña de dragado en el Canal del Toro
COMENTAR
COMPARTIR

Compañía Sud Americana de Dragados, filial local de Jan de Nul Group, líder global en obras de infraestructura marítima, portuaria, ingeniería civil y medioambiental, inició la tercera campaña de mantenimiento en el puerto de Bahía Blanca, que consisten en un sobredragado de 3 pies de profundidad en el Canal del Toro y Canal Exterior entre las progresivas Km 60 y Km 80, como parte del contrato vigente con el Consorcio de Gestión.

POLITICA | 07.09.2022

Sin una nueva estrategia, Argentina no tendrá oportunidad de tener Marina Mercante

Sin una nueva estrategia, Argentina no tendrá oportunidad de tener Marina Mercante
COMENTAR
COMPARTIR

La República Argentina requiere del diseño de una nueva estrategia para el desarrollo y la transformación de su realidad naviera y de la industria naval. Una tarea que demandará la participación de nuevos actores políticos con capacidad «de ver a través de la montaña», con visión prospectiva y un acabado conocimiento de la realidad internacional.

Los 10 mejores consejos para reducir la carbonización en las operaciones marítimas

Los 10 mejores consejos para reducir la carbonización en las operaciones marítimas
COMENTAR
COMPARTIR

Las emisiones se han convertido en un factor clave en la toma de decisiones para las organizaciones que se ocupan del transporte marítimo. Existen numerosas oportunidades para considerar la descarbonización a lo largo del ciclo de vida del viaje, desde el análisis y la programación previos a las instalaciones, hasta las operaciones en curso del viaje, la liquidación y más. 

ADUANA | 23.08.2022

El CDA lanza su aplicación

El CDA lanza su aplicación
COMENTAR
COMPARTIR

El Centro Despachantes de Aduana (CDA) sigue evolucionando, brindando en esta oportunidad un nuevo servicio para sus afiliados que se enmarca en el programa de mejoras continuas que viene llevando adelante la institución.

PRODUCCIÓN | 18.08.2022

La seguridad de los argentinos amenazada por las restricciones

La seguridad de los argentinos amenazada por las restricciones
COMENTAR
COMPARTIR

Las medidas impuestas por el gobierno para importar perjudican al conjunto de la sociedad. Es de público conocimiento las afectaciones que dichas medidas tienen sobre los sectores productivos aunque son menos conocidos los alcances que tienen sobre los servicios. La inseguridad podría agravarse.

 

La importancia de importar

La importancia de importar
COMENTAR
COMPARTIR

Analizar las importaciones con espíritu constructivo permite comprender su importancia en la matriz productiva nacional. El crecimiento de la actividad económica y la recuperación de las importaciones mantienen una relación directa, proyectando sus efectos sobre el crecimiento de la industria nacional -principal cliente de la importación-, mejorando su competitividad y oportunidades de exportación y propiciando condiciones de negociaciones internacionales que podrían expandir la apertura de nuevos mercados, la consolidación de los existentes y el equilibro de las tan necesitadas divisas.

POLITICA | 07.09.2022

Elecciones 2023 - Continuar con lo mismo o cambiar?

Elecciones 2023 - Continuar con lo mismo o cambiar?
COMENTAR
COMPARTIR

En los últimos 74 años la Argentina vio pasar decenas de gobiernos de diferentes matices, pero siempre gobernados desde el oficialismo o desde la oposición por el peronismo. Desde la oposición siendo una piedra en el zapato del gobernante de turno que les impedía la gobernabilidad. Setenta y cuatro años de vida del país y ni un solo estadista gobernando.

AGENDA
  • 21/9 El ITBA lanza una certificación avanzada en business analytics

    La Escuela de Innovación del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), abrió inscripciones de la "Certificación Avanzada en Business Analytics". El programa ejecutivo tiene por objetivo introducir conceptos y aspectos técnicos de Data & Analytics desde una perspectiva ejecutiva.