Miércoles, 18 de Mayo de 2022 | 05:57

Occidente contra Occidente

Por Agustín Laje.
Director del Centro de Estudios LIBRE.
Egresado del Center of Hemispheric Defense Studies (National Defense University, Washington DC).

Los recientes atentados en París visibilizaron, una vez más, el hecho de la guerra. Como si su existencia dependiera de que con sangre nos fuera recordada, esa guerra se vuelve visible para las sociedades occidentales allí cuando la destrucción llega no al campo de batalla, como en otrora, sino a lo más cotidiano de la sociedad civil.

Hablar de terrorismo -concepto cuya polisemia ha devaluado en gran medida su significado- tiene sentido cuando una acción de violencia genera efectos psíquicos desproporcionados respecto de sus consecuencias materiales. Y son esos efectos psíquicos de un atentado que nuestro cuerpo no ha padecido, pues, los que nos recuerdan el horripilante hecho de la guerra; el hecho de que todos somos un potencial blanco para la metodología del terror.

La fuerza primaria de una organización terrorista se encuentra en sus mecanismos de socialización. Consustanciar a sus milicias con una identidad bien definida y con una causa que sea ubicada por encima de todo (aún la propia vida), es la clave del origen, conservación y expansión de cualquier grupo terrorista. En otras palabras: terrorista se hace, no se nace.

De tal suerte que para enfrentar una guerra de este tipo, con un enemigo de este tipo, es necesario robustecer la propia identidad y esclarecer los valores que nuestras sociedades desean preservar. En efecto, si el centro de gravedad de la guerra contra el terrorismo se halla en las contradicciones existentes entre dos mundos profundamente antitéticos, allí donde uno de estos dos mundos pierda su identidad, habrá perdido por añadidura la guerra.

Es en este sentido que Occidente ha venido atentando contra sí mismo por lo menos desde el último medio siglo, creando las condiciones ideológicas de su propia debilidad o, dicho de otra manera,edificando su propia ilegitimidad, aún en un contexto de guerra total. Y eso se lo debemos, naturalmente, a nuestros pensadores hegemónicos, aquellos que, al decir de Antonio Gramsci, establecen el “sentido común” de nuestra cultura.

En Occidente matamos a Dios ("Dios ha muerto", Nietzsche); derrumbamos la centralidad del hombre ("El hombre ha muerto", Foucault); destruimos los meta-relatos que hacían de nuestra identidad algo verdaderamente fuerte y lleno de sentido ("El fin de los meta-relatos", Lyotard); deconstruimos el mundo de los valores y anunciamos, por añadidura, el fin del bien y del mal (la moda del "relativismo moral", a caballo de “descontructivistas” como Derrida); nos tragamos el cuento de que las culturas ajenas son inescrutables y llevamos el igualitarismo también a ese plano (la moda del "relativismo cultural", a caballo de relativistas como Levi-Strauss). Disolvimos, en una palabra, todo el sentido de nuestra propia existencia individual y social.

¿Qué podemos esperar de este cóctel de mal llamado "progresismo"? Pues un hombre suspendido en la nada misma, carente de identidad, carente de un código moral sólido, desinteresado de una verdad que para él ya no existe, de un bien que ya no es, repleto de culpa, ansiedad, desazón y abierto a cualquier moda ideológica que pueda llenar su vacío existencial. ¿Cuántos occidentales hoy luchan en las filas de ISIS? Cabe recordar que en los atentados en París participaron terroristas de nacionalidad francesa.

La consultora ICM realizó en julio de 2014 una encuesta que develó que el 32% de los franceses se identifica “muy favorable” (3%), “favorable” (16%) o “algo favorable” (13%) respecto de ISIS. Los resultados para británicos y alemanes no son sustancialmente distintos. ¿Qué evidencian estos números sino la crisis moral que sufre Occidente?

Una guerra contra el terrorismo no se define sólo en el plano estrictamente bélico. A ISIS no se lo destruye sólo con armas. Porque a veces las armas están, pero la legitimidad política e ideológica para usarlas con decisión es lo que falta; a veces las armas están, pero quienes deben accionarlas no saben bien el por qué ni el para qué. Por eso hoy muchos miran a Rusia esperando su contundente reacción; porque se sabe que allí el mal de la posmodernidad no ha llegado.

Occidente no sólo necesita poderío militar para ganar esta guerra que ya ha comenzado. Necesita, también, nuevos pensadores que resuciten el espíritu de nuestra gente.

 

 

Fuente: Agustín Laje

Encuentro Argentino de Transporte Fluvial 2022

Encuentro Argentino de Transporte Fluvial 2022
COMENTAR
COMPARTIR

El pasado 3 de mayo la Bolsa de Comercio de Rosario fue por decimosexta vez, sede anfitriona del principal evento de Transporte Fluvial que se realiza en la Argentina: el “Encuentro Argentino de Transporte Fluvial” –EATF-. Los principales actores de la comunidad portuaria y política convergieron para brindar su opinión sobre la situación del sector.

POLITICA | 04.05.2022

¿Cuáles son las consecuencias del conflicto entre Rusia y Ucrania en el mercado energético Español?

¿Cuáles son las consecuencias del conflicto entre Rusia y Ucrania en el mercado energético Español?
COMENTAR
COMPARTIR

El 21 de febrero Putin firmó el reconocimiento de la independencia de las regiones prorrusas ucranianas de Donetsk y Lugansk, enviando tropas a la zona. Tres días más tarde, ordenó atacar con efectivos militares la región del Donbás. Desde entonces, el ejército ruso ha atacado diversas regiones del país, incluida la capital de Kiev, poniendo en peligro la integridad mundial.

La JST realizó la primera edición de los Premios a la Seguridad Operacional

La JST realizó la primera edición de los Premios a la Seguridad Operacional
COMENTAR
COMPARTIR

En el marco del segundo aniversario de su creación,, la Junta de Seguridad en el Transporte, organismo descentralizado del Ministerio de Transporte, llevó adelante la primera edición de los Premios a la Seguridad Operacional, en donde se reconoció el trabajo de distintas entidades y personas que con su trabajo hacen un sistema de transporte más moderno, seguro y sustentable.

ARA Ciudad de Ensenada

Botadura de la lancha de instrucción de cadetes de la Armada Argentina –LICA- cuyo nombre de bautismo es ARA “Ciudad de Ensenada” lunes 18 de octubre 2021, Astillero Río Santiago, Buenos Aires, Argentina

AGENDA