Lunes, 25 de Septiembre de 2017 | 04:56

Salario mínimo: lo que no se ve

Hace solo días se fijó un nuevo aumento al salario mínimo, elevándolo a $10.000. Muchos se contentan otros se enojan, pero lo cierto es que los que no tienen ni voz ni voto son los que verdaderamente pierden: los pobres.

Por supuesto, suena muy bien fijar por ley un piso a partir del cual todos los trabajadores tendrán garantizado cierto nivel de vida, pero la realidad es que lo que se siente bien no importa, lo que hace bien sí. El salario mínimo es uno de los errores más garrafales en las políticas públicas y no es más que uno de los tantos ejemplos en los que la lógica cede ante las emociones. Pues bien, teniendo en cuenta que el salario no es más que el precio de la mano de obra, que a mayor precio de un producto menor demanda de éste, y que elevar el salario mínimo implica encarecer la mano de obra, la consecuencia necesaria de esta medida defendida por todos no es más que una disminución en la demanda de empleados.

 

Generalmente quienes proponen estas medidas son personan que desbordan de benevolencia, pero el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones y esta no es más que una de esas tantas rocas. ¿Qué se logra en los hechos? Que quienes más necesitan trabajar, los que menos tienen, sean eliminados del mercado laboral al no alcanzar con sus habilidades, formación y experiencia a cumplir con tareas que le reditúen a su empleador de manera tal que contratarlo no implique pérdidas, porque las empresas no son ONG y no contratarán a nadie si al hacerlo no obtienen ganancias, así de sencillo. No se le pagará 10 mil pesos a quién antes se le pagaba 7 mil solo porque una ley así lo imponga, simplemente se eliminará el trabajo de 7 mil para no actuar en la ilegalidad y se verá como mantener la producción sin ese puesto.

 

Tanto es así, que de hecho las verdaderas intenciones del salario mínimo en sus orígenes en los Estados Unidos, según declararon los propios lobistas de dicha ley, no fue elevar el salario de los trabajadores menos favorecidos sino sacarlos del mercado para así tener menor competencia, eliminando la mano de obra barata, sobre todo la de los inmigrantes recién llegados que deberían empezar a pensar dos veces antes de emigrar allí puesto que el trabajo ya no abundaría como antes.

 

“Minima de malis eligenda” dicta un principio ciceroniano, “entre dos males hay que elegir el menor” ¿y cuáles son esas opciones, por malas que sean? Pues bien, por un lado se puede establecer un salario mínimo, dejando fuera del mercado laboral a todo aquel que, como se dijo, por lo que ofrece no se está dispuesto a pagar tanto, quedando sin sueldo alguno. La otra alternativa es eliminar todo salario mínimo impuesto por el estado para así permitir trabajar de manera legal a aquellos que aún no califican para ganar el sueldo que establecía la ley, en un principio ganarían poco, pero sería algo. Poco es malo, pero es menos malo que nada.

 

Se habla de salario mínimo para defender a los que menos opciones tienen, pero lo que se termina logrando  es dejarlos sin alternativa alguna, por lo que terminan  ingresando a un sector laboral en negro con la pérdida de derechos que ello implica, y eso si es que tienen suerte, porque los que no la tienen, lo que encuentran son problemas.

 

 

Por Maximiliano Bauk

Investigador en lo político-económico del Centro de Estudios Libre

 

Fuente: www.NetNews.com.ar

DEJE SU
COMENTARIO

0 comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

Navieras comenzarían recuperación económica, aunque no lo suficiente como para aumentar salarios.

Navieras comenzarían recuperación económica, aunque no lo suficiente como para aumentar salarios.
COMENTAR
COMPARTIR

A pesar de la recuperación de los mercados de carga, los costos de tripulación de los buques seguirán siendo suprimidos, ya que los armadores y los operadores siguen teniendo dificultades financieras y el déficit de oficiales disminuye, según el último informe de Manning publicado por la consultora mundial de transporte marítimo Drewry.

12 de Septiembre Día de la Industria Naval

12 de Septiembre Día de la Industria Naval
COMENTAR
COMPARTIR

Hoy,  12 de septiembre, se recuerda el Día de la Industria Naval Argentina. Hasta 1988 no alcanzaban los dos salones principales del Automóvil Club Argentino para albergar a todos los participantes al festejo, dado que la industria era pujante en ese momento, pero algunas señales indicaban que las políticas que se estaban llevando a cabo presagiaban (para mí) la decadencia.

Los Ahorros de Costos, Derivados de la Mejora de la Infraestructura, se Reflejan en las Tarifas para el Usuario

Los Ahorros de Costos, Derivados de la Mejora de la Infraestructura, se Reflejan en las Tarifas para el Usuario
COMENTAR
COMPARTIR

Frente a los desafíos y nuevas oportunidades que se presentan para la industria marítima y el sector portuario, desde Puerto Rosario continúan pensando en cómo abordar la problemática de la cadena logística con el objetivo de que genere más riqueza para el país y para la región. 

Lic. Carmen Polo, Subsecretaría de Planificación de Transporte de Cargas y Logística de la República Argentina

Congreso AAPA 2017

 Del 6 al 9 de Noviembre -Punta del Este, Uruguay

LO MAS RECIENTE

La Gente está Esperando que Bajen Los Costos

La Gente está Esperando que Bajen Los Costos
COMENTAR
COMPARTIR

Jorge Metz, Subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación disertó en las 5º Jornadas Internaciones organizadas por el ENAPRO, donde diversos actores de la comunidad portuaria se dieron cita con el objeto de diseñar estrategias conjuntas para el desarrollo de infraestructuras y logística a nivel regional. 

LOGÍSTICA & PUERTOS